Teresa Neumann (08.04.1898 – 18.09.1962) fué curada varias veces de enfermedades graves por la intercesión de Santa Teresa de Lisieux, a pesar de que una parte de las enfermedades parecían incurables bajo el punto de vista médico.

Otros fenómenos en su vida fueron

A pesar de que estos fenómenos no se pueden explicar científicamente y para algunas personas son difícilmente asequibles, la vida de Teresa testimonia no sólo para los creyentes, sino también para otros muchos, que conocieron su situación de cerca la influencia de Dios en el mundo. Su ejemplo es un requerimiento a aceptar la voluntad de Dios y ayudar al prójimo.